5.- ¡Nuevas de Gran Gozo para el Pueblo! Una aclaratoria introductoria al tema,¿Es realmente evangélico decir: Cristo murió por ti? Entre otras cosas.

Publicado: mayo 22, 2010 en Uncategorized
Siguiendo con la contestación a las notas publicadas por el Frente Anti – Calvinista (F.A.C) que provienen de “The Middletown Bible Churc” quiero continuar con algunas afirmaciones que veo necesario responder. Ellos exponen las siguientes palabras en el mismo artículo que vengo mencionando de “El Peligro de Enseñar que Cristo Murió sólo por los Elegidos” Afirmación que rebatimos los Cristianos Reformados por ser una frase cargada de sugestión, e ignorancia de lo que creemos y del Evangelio mismo. El único peligro que veo, es que el error sea expuesto y descubierto. Veamos las afirmaciones Arminianas:
El autor Arminiano dice en su primera idea (…) El evangelio que predicaba Pablo a la gente no salva de Corinto era este: “Cristo murió por nuestros pecados” (1 Co.15:3). ¿Tenemos realmente un evangelio de buenas nuevas para todos los hombres (comparar Lucas 2:10-11)?


Veamos la siguiente frase a la Luz de un entendimiento completo de la Biblia. Para razonar mejor el texto que coloca, vamos a citarlo textualmente pero dentro de su contexto, así que añadiremos los pasajes anteriores y posteriores, versículos 1,2 y 4, 5, 6,7, y 8 de la 1ra Epístola a los cristianos Corintios:
1Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.3Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.

La persona que escribe y cita 1ra Cor. 15:3 para decir que la frase “…Cristo murió por nuestros pecados, se refiere a los pecados del 100% de los hombres que están en el mundo…”, está obviando un principio básico de interpretación, que es el principio del “Destinatario”. Si el cristiano lector puede notar el énfasis que hice en el pasaje agrandando algunas frases importantes para comprender mejor el pasaje, verá que hay una secuencia lógica. Veamos:
1. Además os declaro, hermanos, el evangelio: ¿A quienes habla el apóstol?, Sin duda alguna le habla a los “Hermanos”. No habla a ninguna otra persona, esta maravillosa declaración, no es más que un recordatorio y una afirmación. Un recordatorio de lo que Cristo hizo por ellos en un pasado, y una afirmación y quizá hasta una advertencia para el presente y el futuro puesto que el Evangelio debe seguir estando presente en nuestra vida, no solo en la predicación de nuestras bocas y nuestras obras; sino que los mismo cristianos debemos vivir llenos del Evangelio y predicarnos a nosotros mismos el mismo precioso Evangelio. Y es a los hermanos a quienes dice:
2. Que Cristo murió por nuestros pecados, ¿Nuestros pecados?, Solo los hermanos podían decir, ¡Nuestros pecados! Tampoco está Pablo dando una Cátedra de cómo predicar a los no cristianos como dice el autor de la nota, o mostrando cómo predicaba Pablo a la gente no salva de Corinto, afirmar eso es torcer descaradamente el pasaje para que diga algo que no dice y es solo un supuesto. Está hablando específicamente a cristianos y el contexto está definido y apunta a la resurrección por el evidente problema que había en la Iglesia referente a ese tema.

Es 1ra Cor. 15 una narración de los eventos evangélicos ocurridos en Corinto y de lo que Dios había hecho por ellos por medio de la predicación del Evangelio, pero el afrimar la frase: “…Cristo murió por nuestros pecados…” es evidencia de que la predicación apostólica era afirmando que que estos predicaban: “…Cristo murió por tí…” a los oyentes no cristianos es ir más allá de lo que ese pasaje muestra. Ejemplos abundan de cómo es la predicación apostólica, y nunca vemos tal cosa, sino un Mensaje de llamado al errepentimiento y a la fe en Jesucristo y Su Evangelio, pero jamás un apostol dijo: “…Cristo murió por tí…” Este problema se suscita por no comprender que Pablo se dirije a la Iglesia de Corinto, y habla a Cristianos dentro de un contexto especial.

No era el tema principal aquel que el arminisno desea resaltar, y si bién es cierto que ese evangelio fué el que Corinto había recibido, las palabras de Pablo no muestran sino el contenido de la predicación y del Evangelio cuyo énfasis según el texto completo era la resurrección que era el fundamento de su fe. Esta magistral epístola va dirigida, según 1 Cor.1:2:
“…a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro…”
De esta manera queda claro que, la afirmación que hace el autor Arminiano está fundamentada en una interpretación desafortunada y que desprecia la enseñanza general de la Biblia en cuanto al tema de la Salvación, y además es una evidente alteración del sentido llano del pasaje. Referente a la frase: “…Cristo murió por ti…” tengo algunas cosas que compartir en la próxima entrada. ¿Es esa la predicación apostólica? Definitivamente no. Aunque si es la predicación del evangelicalismo por moderno de las iglesias del “Repite conmigo esta oración”. Por favor, está atento a una próxima entrada puesto que ese tema es importante. Nuestro deber como cristianos es predicar el Evangelio tal y como fué dejado en las Escrituras.
Por otra parte, el autor Arminiano dice: ¿Tenemos realmente un evangelio de buenas nuevas para todos los hombres (comparar Lucas 2:10-11)? La respuesta es si, y no. Depende de que quiera decir con esa frase, y si la misma está basada en una visión humanista, o Bíblica de Dios. Para ver lo que la Biblia dice sobre el tema por favor, tómese unos minutos y lea esto: “Todos”, y ¿Por qué predicamos a Todas las Naciones? Invertir tiempo acá, repitiendo lo que ya he dicho en otra entrada no tiene sentido. Todos no se refiere al 100% de los seres humanos, y aún así, Dios nos manda a predicar a todos los hombres a pesar de que muchos no creerán. Pero vayamos a la cita que da el autor Arminiano, en Lucas 2: 10 – 11:
10Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor (…)
¿A qué pueblo se refiere? Tómese un momento para pensar (…) ¿El gozo será para todo el Pueblo?, ¿Cuál Pueblo? Todos no siempre se refieren a todos, y dentro del contexto del nacimiento del Hijo de Dios parece que estaba hablando de la Nación de Israel, aunque si tenemos una comprensión amplia del término sin duda, Dios estaba pensando en Su Iglesia, el Pueblo adquirido por Dios para anunciar Sus Virtudes. Sin embargo, si dejara solo este pasaje, ¿Cómo podríamos entender el resto de las cosas que Dios desea mostrar?, Debemos interpretar la Escritura dentro de su contexto general, en toda Su Unidad Orgánica y Temática. Quiero dar algunas otras citas, aspiro que las puedas leer y pensar ¿De qué se trata esto?, A ver en Juan 11:
49Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada; 50ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca. 51Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación; 52y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos (…)
Este pasaje se encuentra dentro del contexto de una conspiración contra Jesús luego de los eventos relacionados con la resurrección de Lázaro. El aparente temor de los judíos era que si el pueblo de Israel creía en el, los Romanos los destruirían. A mi parecer esto no era más que una excusa para justificar su maquinación homicida. Pero, en medio de esas palabras Caifás profetizó y dejo ver algo que no debe ser ignorado. ¿De qué se trataba?
1.- Los judíos eran ignorantes de las cosas que estaban sucediendo. Quizá la profecía de Caifás manifestaba algo que los judíos no entendían. No estoy seguro si el mismo Caifás sabía lo que estaba diciendo ya que no lo decía por si mismo. Pero, nosotros entendemos que se refería a una profecía, y que esto apuntaba al Calvario y que la misma venía de Dios.
2.- Caifás menciona la muerte de un hombre, este es Jesús el Verbo encarnado, y esta muerte por el pueblo. ¿A qué pueblo se refería?, Es obvio que al menos en la mente de los judíos y quizá de Caifás estaba una sola nación, esta es Israel. Según estas palabras, si Jesús moría, no perecería toda la Nación de los judíos, pero; ¿Se refería al 100% de los judíos?, aún más, ¿Era esa Nación solo la Nación Judía?
3.- Ahora, menciona a otro grupo a parte del Pueblo, o de la nación de los judíos entendiendo a aquellos que escucharían la Voz el Pastor, aquellos que creerían en el Hijo de Dios, ¿Quiénes? “…los hijos de Dios que estaban dispersos…” ¿A quienes se refiere? No hay duda, se refiere a los escogidos que aún no habían alcanzado la salvación y que no eran judíos en su totalidad, pero que finalmente la obtendrían por la misericordia de Dios para que estos fueran congregados en uno, esto es en Cristo, un Cuerpo Su Iglesia, una fe, un Señor y un bautismo.
La idea de que hay hijos de Dios dispersos, y el hecho de que esta información fuera suministrada por Caifás, antes de la muerte del Señor Jesucristo, nos dice que en todas las Naciones había Ovejas que aún no habían creído y que serían juntadas en un Solo Pueblo, o Nación Santa sin discriminar su origen étnico. Por ejemplo el día de pentecostés miles fueron salvados bajo la predicación de Pedro (Cefas), miles de judíos y prosélitos creyeron, no todos, pero si judíos de todas partes bajo el sol, de todas las regiones del mundo conocido, vea el relato del día de Pentecostés en los Hechos de los Apóstoles y verá que maravilloso fue ese día. Luego, los gentiles de todas las Naciones también empezarían a creer, por su puesto que no el 100% de ellos, pero si aquellos que estaban ordenados para vida, de estos dos pueblos Dios haría Uno solo. ¿Sería este el Pueblo por el cual Cristo moriría? Yo creo que sí, finalmente si, y absolutamente si, el Cordero se entregaría por Su Iglesia, y moriría por ella.
¿Tenemos un Evangelio para todos los hombres?, Si, para todos los hombres que conforman ese Pueblo Santo de todos los cuatro términos de la Tierra, para todos los hombres del mundo que el Padre ha dado al Hijo, para todos los hombres llamados hijos de Dios que están dispersos y que serán atraídos al Hijo por el mismo Padre para Su Gloria y su Alabanza. Como ya lo he dicho antes, el eterno amor de Dios, ese amor que nunca deja de ser es para los hijos del Reino, aquellos que el conoció desde antes de la fundación del mundo. Uno que yace separado de Dios por la eternidad jamás tuvo en el mismo, el amor de Dios porque siendo el amor de EL eterno, ¿Cómo puede dejar de ser ese amor para ser mudado a Ira eterna y condenación en el Lago de Fuego?
Pero, los santos pueden decir con seguridad: ¡Nada me podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús! Su sangre fue derramada por Su Pueblo, el Hijo de Dios habría de morir por Su Pueblo, por los hijos de Dios que estaban dispersos, y aunque un día estaban lejos, luego fueron hechos cercanos por el irresistible llamado de Dios, y aunque muchos aún hoy día no conocen el Nombre, finalmente lo conocerán, y es por esto que el llamado a la Iglesia es a ir a Todas Las Naciones y predicar el Evangelio a Toda criatura en nuestra generación puesto que nosotros los cristianos de esta generación, somos responsables por esta generación de pecadores. La Soberanía de Dios no excluye la responsabilidad humana, sino que la decreta y la demanda.
Después de esta breve aclaratoria, pasemos a la médula de la afirmación arminiana, pero en la próxima entrada, ¿Cómo predicar el Evangelio?, ¿Es realmente evangélico decir: Cristo murió por ti?
© Por Fares Palacios. Bautista Reformado. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Anuncios
comentarios
  1. cada dia me sorprendo mas dever la belleza de mi señor como nos muestra todas las cosas y nos quita el velo gracias al señor por tu vida bendiciones doris vidal

  2. Juan 1:12: Mas a TODOS los que LE RECIBIERON, a los que CREEN EN SU NOMBRE, les dio potestad de SER HECHOS hijos de Dios; 1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, SINO DE DIOS.Los énfasis en mayúsculas de estos conocidos versículos nos permiten entender que no es de TODOS el RECIBIRLE y CREER EN SU NOMBRE. PERO, LOS QUE LE RECIBEN Y CREEN EN SU NOMBRE si son el TODO que conforman en total de los hechos hijos de Dios, no por voluntad de carne ni de sangre, sino de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s