3.- Dios pudo GARANTIZAR la Salvación, por lo cual EL ESCOGIÓ a los hombres que había de salvar.

Publicado: mayo 7, 2010 en Uncategorized

Dios pudo GARANTIZAR la Salvación, por lo cual EL ESCOGIÓ a los hombres que había de salvar.


Por Fares Palacios (I.B.R.C)


No puedo ocultar mi indignación, mientras más profundizo, y leo estos escritos de Middletown Bible Church usados por el (F.A.C), o Frente Anti – Calvinista para intentar frenar el Potente Avance del Evangelio de la Gracia. En la entrada anterior expuse que significa Bíblicamente la palabra “Todos” Es importante que antes de leer este artículo, revise el anterior para un mejor entendimiento por ser este tema tan importante.


Analicemos la siguiente frase.
“…. Los hombres son CONDENADOS porque han rechazado la Persona y la OBRA de Jesucristo y rechazaron el único remedio de Dios para el pecado (Juan 3:18; 5:40). Los incrédulos nunca podrán decir que no se hizo provisión para su salvación y que no les fue ofrecida. Jamás podrán estar antes Dios y decir, “La razón por la cual no soy salvo es porque Cristo no murió por mí”. No, la razón por la cual no son salvos es porque rechazaron a Aquel que murió por ellos y que es el Salvador de todos los hombres (1 Ti.4:10). Están sin excusa…”


Entramos en un tema que debe ser tratado con cuidado. Quiero iniciar esta entrada con unas cuatro preguntas que planteó el pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional en una serie de estudios que expuso sobre la doctrina de la Salvación, o “Soteriología”. El pastor Núñez planteaba las posibilidades de lo que Dios pudo haber hecho, a saber:


1. Dios pudo haber SALVADO a TODO EL MUNDO.


2. Dios pudo haber CONDENADO a todo el MUNDO.


3. Dios pudo OFRECER la Salvación SIN GARANTÍA y dejar que el HOMBRE ESCOGIERA.


4. Dios pudo GARANTIZAR la Salvación, por lo cual EL ESCOGIÓ a los hombres que había de salvar.


Siguiendo la dinámica del pastor en su enseñanza, la cual yo disfruté mucho; podemos empezar a ver ¿Cuál de las cuatro opciones es la que se enseña en la Biblia? ¡Bueno, si usted leyó el artículo anterior, y cree a Dios y a Su Palabra, debe contestar definitivamente, la cuarta opción.


Aunque Dios pudo haber salvado a todos los hombres, la Biblia muestra que no todos los hombres son salvados. También, Dios pudo haber condenado a toda la humanidad y aún así, ¡Jamás sería injusto! Porque el puede hacer lo que bien le place con Su Creación. Sin embrago, tampoco es una opción aceptada por todas las Iglesias de Cristo. Entonces queda la opción tres, y la opción cuatro.


La mayoría de la cristiandad y grupos religiosos aceptan y predican la opción tres. Eso lo vemos en el comentario del escrito de Middletown Bible Church y lo escuchamos en la mayoría de los pulpitos de cualquier denominación. La pregunta es, ¿Es eso lo que enseña la Biblia? Vamos a analizar el comentario del escrito al que doy respuesta, lo citaré nuevamente para comodidad del cristiano lector:


“…. Los hombres son CONDENADOS porque han rechazado la Persona y la OBRA de Jesucristo y rechazaron el único remedio de Dios para el pecado (Juan 3:18; 5:40). Los incrédulos nunca podrán decir que no se hizo provisión para su salvación y que no les fue ofrecida. Jamás podrán estar antes Dios y decir, “La razón por la cual no soy salvo es porque Cristo no murió por mí”. No, la razón por la cual no son salvos es porque rechazaron a Aquel que murió por ellos y que es el Salvador de todos los hombres (1 Ti.4:10). Están sin excusa…”


Quiero hacer algunas preguntas al lector:


1. ¿Por qué los hombres rechazan al Hijo de Dios?


2. ¿Por qué no creen en el Hijo de Dios?


3. ¿Se hizo provisión para los que son condenados?


4. ¿Por qué se ofrece a toda criatura el Evangelio de Jesucristo?


5. ¿Cristo murió por uno que está en el infierno eternamente?


Cuando los Arminianos dicen: “…. Los hombres son CONDENADOS porque han rechazado la Persona y la OBRA de Jesucristo y rechazaron el único remedio de Dios para el pecado (Juan 3:18; 5:40). Quieren explicar que la razón por la cual el impío será condenado eternamente, es porque ha rechazado a Jesucristo, y lo ha rechazado porque el decidió, en su “Libre Albedrío” no creer.


Es verdad que el impío rechaza al Hijo de Dios, y que este rechazo obstinado es evidencia de condenación. El asunto aquí es que se han obviado algunas cosas. No podemos usar un texto por conveniencia, y dejar de usar otro porque son textos problemáticos, o porque parezcan no apoyar mi idea de lo que debe ser. No hacemos que la Biblia diga lo que nosotros queremos, eso es una herejía, debemos sencillamente exponer el mensaje que Dios quiere dar al hombre, tal y como fue dado. Quiero responder lo que considero, a la Luz de la Escritura, es la respuesta correcta de la primera pregunta.


En primer lugar la Biblia enseña que todos los hombres han rechazado a Dios. Así está escrito en Romanos 3:


10Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. 13 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; 14 Su boca está llena de maldición y de amargura. 15 Sus pies se apresuran para derramar sangre; 16 Quebranto y desventura hay en sus caminos; 17 Y no conocieron camino de paz. 18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.


Esta es solo una evidencia del estado del hombre, de su naturaleza corrupta. Cuando la Filosofía y el humanismo de la Pos Modernidad quieren enseñar en los pulpitos que hay una gota de bondad en el hombre, y que este puede decidir venir a Dios, la Biblia enseña que no hay un solo hombre que busque a Dios. El mundo dice que el hombre es bueno, la Biblia dice que es depravado.


Todos los hombres rechazan a Su Creador. Aquellos que rechazan a Su Creador son los que no creen. Pero, ¿Por qué no creen?, ¿Alguna vez hermano te has preguntado, ¿Cómo fue que tu creíste en el Evangelio, y porque hay tanta gente que no cree? El Hijo de Dios, respondió esa pregunta a unos que lo rechazaban, veamos en Juan 10:


22Celebrábase en Jerusalén la fiesta de la dedicación. Era invierno, 23y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón. 24Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos turbarás el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente. 25Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí; 26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. 27Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. 30Yo y el Padre uno somos.


La Biblia enseña claramente que aquellos que no creen definitivamente, NO SON DE SUS OVEJAS. No podían creer, su naturaleza era una de rechazo y odio hacia el Creador. ¿Es Dios culpable de ello?, ¡No! Como hijos de Adán, solo seguían su camino de rechazo al Dios de los cielos. Llama la atención que Jesús dijo: “…no sois de mis ovejas…” Nunca dijo, “…aún no son de mis ovejas…” como si pudieran llegar a ser tales algún día. El Hijo de Dios conocía a sus ovejas, las conoce, y a Su Voz estas responden tarde o temprano.


Es por esta razón que Jesús habla de “La Oveja perdida” y no de la “Cabra” que se convertirá en Oveja. Habla de Ovejas descarriadas que deben ser vueltas al redil del Pastor. Ese redil es la Iglesia de Cristo en el Mundo. Quienes rechazan al Hijo e Dios obstinadamente hasta el fin de sus vidas, son los incrédulos. Los incrédulos no son Ovejas del Pastor y por lo tanto no podrán entrar al Redil por la Puerta.


Si la Salvación fuese un remedio, tal y como enseña el autor Arminiano, cualquiera podría tomarlo y ser sanado, pero cuando hablamos de salvación, y del Evangelio, y he allí de ser simplistas en las ilustraciones falaces; no podemos disminuir la Obra Redentora de esa manera. Hace muchos años escuché una ilustración de la Salvación, que concuerda con el punto tercero de la creencia que dice que Dios provee la Salvación y la deja allí, como una Coca Cola comprada por un buen hombre, la cual siendo pagada está puesta en una mesa esperando que alguien la tome gratuitamente.


Esta ilustración, es como la de la medicina, como la del jabón, y como la del barbero, es decir, una ilustración que exalta la falsa doctrina de la participación humana en la Obra Redentora. La palabra de Dios jamás enseña que la Salvación fue “Comprada” como una solución que está allí en el aire esperando que alguien crea, y se salve. Pero, ¿Es esto lo que enseña la Biblia? Veamos algunos pasajes que pueden aclarar la situación, primero veamos Romanos 9:


10Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre 11(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), 12se le dijo: El mayor servirá al menor. 13Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.


Cualquier lector imparcial, entenderá que este texto, no solo habla sobre Israel. Ese es el argumento favorito de los Arminianos, “Eso no se aplica a la Iglesia” Pero la Palabra de Dios, no solo enseña:


1. Que Jacob y Esaú no habían nacido y por lo tanto jamás pudieron haber decidido nada,


2. Que Dios tiene un propósito eterno, y ese propósito es conforme a la elección,


3. Y que esa elección no depende de ninguna obra, sino del llamado de Dios que es el mismo llamado de Romanos 8:28 en adelante.


También enseña que:


1. No solo habla a la nación de Israel, sino a los gentiles:


22¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, 24a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles? 25Como también en Oseas dice: Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, Y a la no amada, amada.


2. Y que el contexto del que habla es de Salvación y no solo servicio:


27También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo; 28porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud. 29Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.


Esto es interesante, vemos que la salvación en ninguna manera se presenta como una medicina para ser usada, ni como una Coca Cola paga para ser tomada, sino como un acto de pura gracia de Dios. Esta gracia no se garantiza por una decisión humana, sino por una elección, antes del nacimiento del impío, u Oveja descarriada, y se hace efectiva en vida del pecador al recibir el llamado, conforme al propósito de Dios. De esa manera entonces podemos entender que significa “…mis Ovejas oyen Mi Voz, y yo las conozco…” Esas Ovejas, han sido ovejas desde antes de nacer, por una eterna elección, para que la gracia mostrara la misericordia de Dios, excluyendo cualquier justicia humana por demás inmunda. De esta manera no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.


Según lo que hemos visto hasta ahora, la opción numero cuatro es la que enseña la Biblia. El verdadero evangelio no deja en manos del hombre la Salvación, sino que muestra a un Dios Soberano y Todopoderoso atrayendo hacia si mismo a los que el por Su Voluntad hace nacer por la Palabra que produce fe salvífica. Esta Salvación está garantizada por Dios, y es esta la médula del Evangelio, y lo que la Teología reformada enseña, “Dios y solo Dios salva al hombre”.


¿Produce desesperanza esta enseñanza? ¡Jamás! No es que alguien llegará al cielo y dirá, Dios déjame entrar, y el le dirá, no ¡porque tu no eres de mis escogidos! Esa es otra sugestión para desinformar lo que enseña la Teología Reformada, otra mentira de los discípulos de Jacobo Arminio, la Teología Reformada en cuanto a la Salvación no es otra cosa que el Evangelio.


El asunto aquí, es que el pecador no quiere nada con Dios. La Biblia enseña que no hay un solo hombre o mujer en esta tierra que venga a Cristo que sea echado fuera. Y ese hombre que viene a Cristo, es aquel que es capacitado, por medio de la regeneración para venir a El libremente, porque sus cadenas han sido rotas por el Hijo de Dios, aunque este ignora todo lo que está sucediendo. Esa Oveja solo sabe que desea intensamente a Dios, y tiene sed de EL, solo de esta manera el hombre puede desear a Dios. En su estado de muerte espiritual, es aún hijo de ira, y enemigo de Dios, los enemigos odian, no aman. Solo puede alguno amar a Dios si es amado por Dios con amor eterno, de modo que podemos decir los cristianos, como dijo el Juan 4:


10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados (…)


Faltan por contestar las últimas tres preguntas:


1. ¿Se hizo provisión para los que son condenados?


2. ¿Por qué se ofrece a toda criatura el Evangelio de Jesucristo?


3. ¿Cristo murió por uno que está en el infierno eternamente?


Pero no en este momento, sino en el próximo post. Debo agregar para terminar esta entrada, que la evidencia Biblia de que Dios garantiza la salvación, y es el quién escoge, es abundante. Pero en la medida en que avancemos podremos ver como estos bellos pasajes adornan la Soberanía y Gloria de Dios. Saludos desde Caracas, Venezuela.


© Por Fares Palacios. Bautista Reformado. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Anuncios
comentarios
  1. Estimado Fares: Impecable este nuevo post y terminas con unas preguntas que también me han surgido a mi, pero que esperaré con mucho gusto hasta el próximo post. Felicitaciones sobre todo porque no es algo que se te ocurra a Ti sino ampliamente sustentado en la Palabra de Dios. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s