6.- Fortalecidos

Publicado: mayo 3, 2010 en Uncategorized

Fortalecidos

Siguiendo con nuestra línea expositiva sobre la carta que el hermano Pablo escribió a los cristianos de Colosas, nos toca en este día el Vs 11 del Cap. 1. Leemos:
9Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; (…)
Hemos visto hasta aquí el “Para qué de la oración de Pablo” Y como las noticias de Epafras habían producido providencialmente en el apóstol la incesante oración por ellos. Su oración era específica:

“no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual” Estos puntos los hemos tratado antes, así que debemos avanzar en la lectura.
Esta oración tenía un para qué:

10para que andéis como es digno del Señor, ¿Cómo era esto? agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; (…)

Ahora bien, sabiendo que el deseo de pablo era que los cristianos de Colosas tuvieran un andar diario como es digo de la gloria de Dios, y que esto debía ser por tres cosas, a saber: 1.- Agradar en todo a Dios, 2.- Llevando fruto en toda buena obra; 3.- Y creciendo en el conocimiento de Dios; y estas cosas debían poseer un sostén sobrenatural, ya que ningún hombre por si mismo podría andar de esta manera en su famélica fuerza. Así pues el apóstol dice:

11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; (…)
Debemos destacar que Dios no pide a su Iglesia nada que esta no pueda hacer, no porque ella tenga en si misma el poder para hacerlo, sino porque su poder proviene de la fuente de todo verdadero Poder, es decir, el Dios de la Biblia que produce en sus escogidos el querer como el hacer. Uno de los atributos de Dios resaltados en nuestra Confesión Bautista y que está Revelado en las Sagradas Escrituras es que el Creador es Todopoderoso.
El Dios de los cristianos es el mismo Dios que con su Palabra creó los cielos y la tierra. Es el mismo Dios grande y temible que hizo descender fuego del cielo sobre Sodoma y Gomorra ciudades entregadas a mentes reprobadas y a inmundicia. El Dios de los cristianos es el mismo Dios que abre los mares, el que hace temblar la tierra y el que sustenta todas las cosas con el Poder de Su Gloria.
Ese Dios al que nada puede resistirse; es ese Dios cuyo Poder sustenta y mueve el Universo; es el Dios al cual pablo pide que la Iglesia sea fortalecida, conforme a la potencia de su gloria, ¡Qué Poder!. Nada en el Universo, ni todos los ejércitos del mundo pueden sostenerse frente al poder de Dios. Es el deseo del Dios de la Iglesia que la misma sea fortalecida, consolidada; robustecida y esto forma parte de andar como es digno. Una Iglesia débil pronto será presa segura del enemigo de nuestras almas.
¿Cómo podemos saber que nuestra Iglesia está débil o está siendo fortalecida por el poder y la potencia toda del Creador?
Esa es una muy buena pregunta. Considero a la luz de las Escrituras que de la misma forma en que por los frutos de un cristiano, podemos saber si el árbol es bueno o no, también hay señales colectivas de que una Iglesia pueda estar o no debilitada o fortalecida. Haciendo un simple ejercicio de negación del texto que es el deseo de pablo por los Colosenses, podemos decir que en una Iglesia cuya fuerza no proviene de Dios:
1.- Hay escasez del conocimiento de la voluntad de Dios y de Dios mismo y falta de sabiduría e inteligencia espiritual. Es común en una Iglesia debilitada, o que fundamenta su fuerza en la fibra humana, un desdén y rechazo hacia el conocimiento de la voluntad de Dios. La voluntad de Dios está Escrita en Su Palabra y lo menos que se enseña en muchos pulpitos es la Palabra de Dios. El conocimiento de la voluntad de Dios ha sido suplantado por planes y estrategias de mercadeo evangélico y psicología atea.
La falta de sabiduría e inteligencia espiritual se mide por los resultados garrafales en la vida de los miembros de grupos que han desplazado la Palabra de Dios del pulpito. Los creyentes no saben cual es la voluntad de Dios, e interpretan los caprichos, propuestas, supuestos sueños y visiones e ideas de los predicadores como la voluntad de Dios, siendo que todo lo que necesitamos saber para la salvación y la vida cristiana están en las Escrituras.
¿Por qué tantos supuestos creyentes no anhelan conocer la voluntad de Dios? Posiblemente el término creyente no deba usarse en tales casos. Y es que uno que ha sido salvado por Dios jamás podrá dejar de tener esa sed que el mismo Dios produce en sus hijos por beber de las cristalinas aguas del saber su voluntad.
Malos consejos, malas decisiones, falta de sabiduría, falta de entendimiento espiritual es producto de la debilidad en una Iglesia, Dios nada tiene que ver con ese lugar salvo Su Gracia al despertar a alguno para que sus propósitos sean cumplidos. Es curioso que tantos cristianos conozcan tan poco los deseos de aquel Dios al que dicen seguir a amar.
2.- Hay vidas indignas de Dios, y que no le glorifican, antes bien, por causa de cristianos debilitados en Nombre es blasfemado entre los gentiles. Es posible que cristianos puedan pecar y hacer que el Nombre de Dios sea blasfemado. Una Iglesia debilitada, sin el poder de Dios en ella tendrá los efectos devastadores de un testimonio indigno de Dios.
Una diario andar que no refleje la gloria de Dios es causa de tropiezo en el mundo. Cristianos deshonestos, flojos, irresponsables e iracundos jamás podrán glorificar a Dios en nada.
Es increíble que haya Iglesias que animan a sus miembros a faltar al trabajo para asistir a un servicio de semana. Iglesias que rebajan el valor del trabajo, que es un mandato de Dios a su Iglesia y para Su Gloria y el medio por el cual Este provee para las necesidades familiares básicas.
Es eso lo que ha llevado al mundo a decir con certeza que los evangélicos en general son flojos, e irresponsables, y como dicen en Venezuela “Mala paga”. Las Iglesias están atestadas de hombres que en nombre de Dios dejan sus responsabilidades familiares por supuestos llamados al ministerio que con el tiempo prueban no ser otra cosa que un llamado humano. Iglesias están atestadas de pastores que desaniman a sus jóvenes a estudiar una carrera, porque según ellos todos deben ir al ministerio y esto no es más que un entendimiento retorcido de la Biblia, quitándoles a muchos jóvenes el medio por el cual puedan vivir en el futuro dignamente y sostener a sus familias.
Su ignorancia de la fe cristiana los lleva a tener tal filosofía que aísla a la Iglesia de los lugares donde la Iglesia debería tener una fuerte influencia, a saber, la Universidad, las Instituciones, las Artes; el trabajo y el comercio en general, etc., en lugar de estar presentes en esos lugares con una cosmovisión Bíblica aplicada y una fuerte influencia en todas las esferas humanas ¿Qué ve el mundo? Unos jóvenes dejando sus estudios y su fuente de producción y sustento para ir a un Seminario, por ejemplo; sin ser este llamado o al menos tener un grado académico; a vivir de las ofrendas de una Iglesia y a servir no a Dios, sino a la ambición de un hombre.
¿Qué ve el mundo? A hombres que descuidan a sus esposas por “Causa del Señor”, dejando a hijos. Se de algunos hombres con hijos que los dejaron para “Ir al ministerio” dejando en manos de otros la responsabilidad que solo compete a un padre, entonces, ¿Qué ve el mundo? A pastores predicando una cosa y viviendo otra, el mundo ve a los hipócritas y Dios nos guarde hermanos de caer en semejante ejemplo de desobediencia a la fe. ¿Qué ve el mundo?, Que los hombres de estas Iglesias que no andan conforme a la fe, no estudian; no trabajan, no tienen como casarse, y están aislados intelectualmente de la generación que están viviendo, pero “predican en buses y plazas el Evangelio de Jesucristo”.
Que diferente una Iglesia que anda como es digno del Señor, que lo llena todo del Evangelio y que mediante sus estudios, trabajo, profesiones y arte impactan todas las áreas del saber humano no solo con sus escritos y bocas, sino con sus vidas. Hombres y familias estables desde todo punto de vista, piadosas y dispuestas a dar su vida por su fe para la gloria del Nombre de Dios.
Que diferente cuando el mundo ve a hombres de Dios, llamados por Dios, predicando expositivamente la Palabra de Dios para la gloria de Dios. Esta es una Iglesia fortalecida por el Señor.
3.- No se busca agradar a Dios, sino a la carne. Verá usted que estas iglesias débiles centran sus servicios, no en agradar a Dios, sino en satisfacer sus propios deseos. Su música será para su agrado, y no para Dios. Mezclaran la harina con levadura; introducirán sus métodos de igle crecimiento; harán encuestas a las personas para saber ¿Qué tipo de Iglesia quisiera tener?, Buscarán “Plantar Iglesias, para la gente que no le gusta la Iglesia”, o usarán, como dije tiempo atrás su eslogan tales como: “Una Iglesia que piensa en ti”. ¿Para quién es la música en una Iglesia?, ¿Para quién es la adoración?, ¿Quién debe tener Preeminencia y Gloria en el Culto de adoración?
Las Iglesias sin el Poder de Dios planifican sus programas, música, sus cortas obras de teatro humorista, sus chistes y sus mensajes sin contenido teológico, sin ardor y poder, sin doctrina y sin nada salvo chistes y cuentos para entretener, etc., para agradar a la gente. Para que la gente regrese, para que las personas estén felices. Dios no está allí.
Iglesias sin el poder de Dios no quieren conocer a Dios. Solo desarrollan programas para entretener a las personas. Esto es algo tan triste, porque este tipo de cristianismo no es el mismo que nuestros antepasados vivieron. El cristianismo de hoy está centrado en los placeres humanos y no en Dios. Esto me hace enardecer, y clamar a Dios que sea guardado de caer en tan grande error.
No abunda el fruto permanente y espiritual, sino frutos de corrupción. ¿Cómo habrá fruto en una Iglesia que no honra y glorifica a Dios? No hay manera alguna de que esto pueda ocurrir. El fruto permanente solo puede ser llevado por los escogidos de Dios. Nuestro fruto debe abundar en buenas obras, como ya lo dije antes, en estas obras ya preparadas de antemano por Dios, para que de EL sea la gloria.
4.- Los frutos de una Iglesia sin el poder de Dios serán frutos de corrupción. Seguramente abundará la inmoralidad sexual, las impurezas y las contiendas. La falta de piedad y de amor genuino. Escuché de un Seminario donde tuvieron problemas de pornografía con estudiantes en repetidas oportunidades, entre otras inmoralidades. ¿Cómo un centro de enseñanza de la Biblia puede llegar a tal grado de degradación? Por la sencilla razón de que el poder de Dios no está allí. No hay fruto digno de arrepentimiento. Posiblemente no haya regeneración en muchos de esos jóvenes que fueron manipulados a ingresar a un lugar al que Dios nunca les llamó, o que sencillamente están en una Iglesia donde Dios ha quitado su candelero.
Las contiendas carnales, y la ira carnal abundarán. Las disciplinas mal aplicadas, o la falta total de disciplina, los pecados inconfesos; la hipocresía y la doble moral abundarán como producto del fruto de corrupción. No habrá obras por una parte, gente no predicará el Evangelio, gente no hará nada para Dios, o por otra parte gente hará cosas a los ojos de otros para Dios, pero en realidad lo harán para su propia satisfacción.
Uno de los frutos falsos que produce la ausencia del Poder de Dios es el legalismo. El legalismo es una falsificación de santidad; y un culto a las reglas por el placer que estas llevan en si a una mente débil que busca justificarse ante Dios sin reconocer que de Dios procede la verdadera santidad, la gracia, el querer y el hacer por Su Buena Voluntad. Un cristianismo sin Cristo, una vida sin el poder de Dios, una falsificación de la verdad, una casa construida sobre arena.
Existe una atrofia espiritual, por lo cual los creyentes jamás crecen y eso es algo contranatural. No puede haber un crecimiento real en estas Iglesias. Esto es algo extraño. Un hijo de Dios debe crecer y dar frutos. Pero en estas Iglesias la enseñanza se limita a unas cuantas doctrinas y reglas. Todo lo demás es ignorado.
El deseo de Dios para los suyos es que estos crezcan como lo hacía el mismo Señor Jesucristo. La Iglesia de Cristo debe estar fortalecida con todo poder, conforma a la potencia de la gloria de Dios. ¿No es emocionante que el Dios de Todo poder nos fortalece con la potencia de Su Gloria? ¿No es esto de ánimo para ir y hacer discípulos a todas las naciones?, ¿No nos anima esto a seguir batallando hasta la sangre contra el pecado?
Nuestra oración debe ser la misma para todas las Iglesia de Cristo, para que andemos como es digno del Señor. La fortaleza para perseverar hasta el fin proviene de Dios y de ningún otro. Confiar en la fuerza humana en una grande estupidez. El hombre no puede sostener por el mismo su propio aliento, pero hay tantos de esos que dicen ser cristianos y niegan la Soberanía de Dios y Su poder.
Toda fortaleza y poder y potencia de la Iglesia viene de Dios. Dios nos fortalece para soportar la prueba, para soportar una perdida. Dios nos fortalece para vivir cualquiera sea nuestra situación. Dios nos fortalece para soportar la vil tentación. Dios nos fortalece para perseverar hasta el fin. Dios nos fortalece en la debilidad. Dios nos fortalece para vivir vidas santas y de caridad. Dios nos da la fortaleza para andar y vivir en santidad cada día, para agradarle a EL en todas las cosas. Dios nos fortalece para obrar y llevar fruto y para crecer cada día en conocerle más, y más. Dios es quién nos fortalece. Vivamos conforme a esta verdad. En la próxima entrada veremos para qué.
Atte. Fares Palacios
Anuncios
comentarios
  1. Anonymous dice:

    HOLA AMADO HERMANO FARES, GRACIAS POR ESTE MENSAJE QUE ME HA NUTRIDO MUCHO COMO TODOS LOS DEMAS ME HAN FORTALECIDO, ALIMENTADO Y NUTRIDO, ME HA DADO MUCHO VIDA Y DESEOS DE VIVIR CONFORME A SU PALABRA MUCHAS GRACIAS HERMANO DIOS LO BENDIGA A USTED Y SU HOGAR. ATT DORIS VIDAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s