Mi pueblo perece…

Publicado: marzo 5, 2010 en Uncategorized

Mi pueblo perece.

El desconocimiento trae destrucción, la ignorancia sobre los temas de que se pretende hablar y la falta de humildad apoyada en un sistema teológico humanista que enseña al hombre que su “Destino depende de el” endurece el corazón al punto de no poder entender la Soberanía de Dios. Bien lo dijo el profeta:
“…Caerás por tanto en el día, y caerá también contigo el profeta de noche; y a tu madre destruiré. Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…” Oseas 4
Veo con preocupación una tendencia Evangélica a disminuir el conocimiento, que si bien es cierto envanece a quién no comprenda la gracia de Dios, no es menos cierto que es el anhelo de Dios para sus hijos, así está Escrito por la mano del apóstol:
“…no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual…” Col 1
Algunos llegan a las conclusiones que desean llegar, manipulados por sus sentimientos humanistas, desechando el Señorío de Jesucristo y otros animados por los falsos maestros. ¿Por qué las Iglesias de hoy día están tan apartadas del modelo de Iglesia Neo testamentario? Es porque sus pastores y maestros han dejado de enseñar la Palabra de Dios. Es porque muchos en su pereza prefieren evitar tener que estudiar y se conforman con decir “Mi Credo es la Biblia”, y es que esta frase suena bien, pero es una frase que usan las sectas también. Yo fui Arminiano muchos años, prediqué un evangelio segmentado, gente fue salva, pero no por mí, sino por la misericordia de Dios. A Dios le plugo darme mayor claridad sobre el tema de la salvación, y me mostró cuanto daño pude haber echo enseñando el evangelio de decisión y la oración del pecador, la falsa doctrina de la gracia preveniente; y aún aquella contradicción en la que caen los fundamentalistas evangélicos de una extraña mezcla de gracia y obras donde se le aseguraba a la gente que la salvación era por pura gracia, pero “…el pecador debía hacer su parte…”. Esta enseñanza no es el Evangelio Bíblico, es un evangelio diluido, aún con todo, Dios en su misericordia salvó. ¿Somos acusados de arrogantes?, ¡Por favor acúsennos los humildes! ¿Debemos pedir perdón por exponer la verdad del Evangelio?, ¿Debemos pedir perdón por desnudar el error? Si hemos sido arrogantes, Dios tenga misericordia y nos perdone, pero la verdad seguirá siendo expuesta. El evangelio que propone Jacobo Arminio es una enseñanza humanista, el Evangelio de la Teología Reformada exalta la gloria de Dios y Su Soberanía. ¿Cómo no pueden verlo?, Entiendo que es Dios quién abre los ojos a los ciegos, y el que inclina los corazones de unos y otros a lo que El quiere.
“…Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible…” Mateo 19:25 – 26
Atte Fares Palacios
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s